Quila Quina:

El circuito comienza tomando la ruta nacional 40 (Ruta de los Siete Lagos) para, luego de cinco kilómetros disfrutando de las vistas del lago Lácar, encontrar a la derecha la entrada al balneario Catritre, y un kilómetro más adelante, también a la derecha, el desvío que conduce a Quila Quina.

Camino a Quila Quina:
El camino, de ripio consolidado, sinuoso y de montaña, asciende desde los 640 metros sobre el nivel del mar hasta los 900 metros, mientras el bosque de robles domina la escena y empiezan a aparecer las primeras casas de los pobladores, con sus cercos de palos, corrales con chivos y ovejas, huertas y el humo de las cocinas económicas escapando por las chimeneas.

Es importante tener extrema precaución al volante ya que en buena parte el trayecto se angosta demasiado.

Espléndidas vistas del cordón montañoso y el lago extendiéndose allí abajo lo acompañarán en el descenso. Encontrará dos miradores naturales en los cuales podrá estacionar y maravillarse ante la vista panorámica de la Villa, sus playas, el muelle con las lanchas, el arroyo Grande y el graznido de las bandurrias cruzando el cielo. Aproveche para descansar del volante, camine un poco y elija alguna de las artesanías en madera que los niños (ellos mismos las hacen) le ofrecen en el puesto ubicado a la vera del camino.

Quila Quina:
Antes de ingresar a la Villa propiamente dicha, a mano izquierda verá un estacionamiento y el ingreso a la cascada del Arroyo Grande, distante a unos 500 metros por un sendero de fácil tránsito peatonal. Ubicada en tierras de la comunidad mapuche, los guías lo acompañarán a conocerla, ofreciéndole también productos elaborados por ellos en lana y madera, dulces caseros y otras artesanías.

Apenas continúe la marcha encontrará cartelera informativa de los servicios del lugar (camping organizado con restaurante, camping agreste, área recreativa diurna, y el muelle con confitería, servicios sanitarios y alquiler de actividades náuticas). Quila Quina es una península, y el camino vehicular permite recorrerla en apenas tres kilómetros. Si no tiene impedimento físico, caminar es la mejor forma de disfrutarla a pleno, por lo que nos atrevemos a sugerirle dejar el auto estacionado en el muelle y lanzarse a la aventura.

Caminando por el bosque de robles:
De espaldas al lago, tome a la derecha. Primero podrá descansar en el mirador del cerro Abanico; un cartel explicativo le permitirá comprender la formación de este particular macizo rocoso y aspectos relacionados a la geología local.

La escuelita rural de la comunidad mapuche (ciclo lectivo setiembre/mayo), playa La Puntilla, retamas y robles, lo acompañarán hasta la entrada al sendero natural El Cipresal (media hora de recorrido, 400 metros de distancia) dónde conocerá la importancia de una de las tres coníferas del Parque Nacional Lanín.

Parque Nacional Lanín: 

Intendencia: Perito Moreno y Elordi, San Martín de los Andes CP: 8370. Tel: (02972) - 427233 

Centro de Visitantes: Emilio Frey 749, San Martín de los Andes CP:8370. Tel: (02972) 420664

Delegación Junín de los Andes: Padre Milanesio 570, Junín de los Andes CP: 8371. Tel: (02972) 492748

Delegación Aluminé: La Pasto Verde 102 Aluminé CP: 8353. Tel: (02942) 496599

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Contacto: